Estudiar matemáticas, ¿y por qué no?


Por Javier Oribe para Carnaval de Matemáticas.

En la pasada edición del Carnaval de Matemáticas nuestro compañero Luis Miguel Iglesias publicó una interesante entrada en su blog titulada “Tiempos de crisis, titulación con futuro. Hazte Matemátic@“, en la que describía cómo la Licenciatura en Matemáticas (ya Grado en muchos sitios) está sufriendo una alarmante carencia de alumnos. Me resultó un tema tan interesante que he decidido aportar mi granito de arena para tratar de dar a conocer esta carrera, que estoy convencido  escogería mucha más gente si se comprendiera mejor en qué consiste y qué puertas nos puede abrir.

Dentro de los estudiantes que se consideran “de ciencias” es bastante común encontrarse con futuros ingenieros, biólogos, médicos, informáticos… pero el futuro matemático es una auténtica rara avis que no suele verse por las clases de bachillerato. En mi opinión, aparte de las razones como la dificultad de la asignatura y la mala relación que se suele tener con ella, la causa más importante de esto es el desconocimiento que hay sobre la carrera, sus aplicaciones y sus posibles salidas profesionales. Al menos éstas fueron las razones que yo tuve en su momento para ni tan siquiera plantearme la posibilidad de estudiarlas.

La Facultad de Matemáticas: ese gran desconocido

Mi relación con las matemáticas ha sido un poco peculiar, pues en mi época de bachillerato no me llevaba muy bien con ellas. Mi primer año en la Universidad  de Sevilla no lo pasé en Matemáticas, sino en la facultad de Físicas, donde, por desgracia para mí y por suerte para el futuro de la humanidad, descubrí que las ciencias experimentales no eran lo mío.  Ambas facultades se encuentran una al lado de  la otra, y recuerdo cómo en aquella época para mí la Facultad de Matemáticas era como una especie de casa encantada en la que se hacían cosas que yo no era capaz de imaginarme.

-“Pero vamos a ver, ¿qué es lo que hace la gente ahí dentro? ¿se llevan todo el día derivando y resolviendo integrales? ¿cortando planos y trazando paralelas?”

Tal era mi desconocimiento de lo que son las matemáticas reales, que no comprendía bien cómo se le podía sacar tanto partido a una asignatura que consistía básicamente en calcular, calcular, calcular, y realizar algún que otro cálculo más de vez en cuando.

Sin embargo, parafraseando a John Lennon, la vida es aquello que te va pasando mientras tú te empeñas en hacer otros planes, y al año siguiente, sin saber muy bien cómo, me encontré sentado en un pupitre de la casa encantada y abriendo los ojos como platos ante interminables pizarras rellenas de fórmulas, escritas por unos profesores que parecían sacados de una película de Tim Burton.

Pero pronto comencé a darme cuenta de que lo que se hacía ahí dentro guardaba muy poca relación con la idea que tenía yo desde fuera, ya que entre pizarra y pizarra lo que había era mucho razonamiento lógico y bastante menos cálculo del que yo imaginaba. Así, casi sin comerlo ni beberlo, empecé a comprender asignaturas y a aprobar exámenes (pocos al principio, la verdad), y descubrí que lo que se hace en la Facultad de Matemáticas es básicamente pensar, pensar, pensar, y realizar algún que otro cálculo de vez en cuando. Por suerte se me da mucho mejor pensar que calcular, y gracias a esto estoy cerca ya de terminar la carrera.

¿Qué hace falta para estudiar Matemáticas?

Seguramente, si realizásemos una encuesta preguntando cuál es la principal cualidad que debe tener un matemático, la capacidad para el cálculo ganaría por goleada. Probablemente esto sea debido al enfoque se se da tradicionalmente a la asignatura de matemáticas, que puede transmitir el mensaje de que el buen matemático es el buen calculador cuando esto no tiene porqué ser así.

Al contrario de lo que pueda parecer, la facilidad para el cálculo no es el requisito más importante para afrontar con posibilidades de éxito la carrera de Matemáticas. Evidentemente, si uno tiene cualidades excepcionales para calcular tiene bastantes papeletas para ser un buen matemático, pero yo también he conocido gente con estas cualidades que no comprendían porqué es necesario demostrar una afirmación, y matemáticos que se equivocan al dividir por tres cifras pero que son capaces de construir complejos modelos teóricos con facilidad.

En mi opinión, para afrontar la carrera de Matemáticas lo más importante es la capacidad de abstracción, de razonamiento lógico y las ganas de trabajar, y por tanto hay que desterrar la idea de que es necesario ser un calculín para ser matemático. Está claro que los matemáticos de élite que se dedican a investigaciones de alto nivel son personas con capacidades excepcionales, pero eso no significa que un estudiante con capacidades más modestas no pueda interesarse en las matemáticas, porque igual de brillante hay que ser para dirigir el CERN y no por eso mucha gente deja de estudiar Física.

Lo que quizá sí diferencia las matemáticas de otras carreras es que el alumno debe ser capaz de pensar a la manera  un tanto peculiar de los matemáticos, ya que donde un físico ve una prueba razonable de que algo funciona, un matemático puede ver un argumento que no soportaría un ataque lo suficientemente riguroso. Pero eso es algo que se aprende durante el transcurso de la propia carrera y que no requiere más que un poco de práctica y costumbre, por lo que entiendo que no debe ser una razón para descartarla.

En definitiva, yo resumiría las cualidades necesarias para ser matemático en estas dos: tener mucha imaginación y tener aún más capacidad de trabajo. Porque eso sí, la carrera de Matemáticas no es la más difícil del mercado, pero sí me atrevería a afirmar que está entre las que mayor sacrificio necesita, pues sin un trabajo continuo y diario es imposible obtener buenos resultados.

¿Y después qué hago?

Las salidas profesionales de las matemáticas es algo quizá aún más desconocido que la propia carrera. En general la gente piensa que estudiar matemáticas sólo sirve para dedicarse a la investigación o a la docencia. Desde mi punto de vista, con esto bastaría, pues para mí no hay trabajo más interesante que el de profesor, pero más que de esto, que creo que es bien conocido, me gustaría hablar sobre qué otras cosas puede hacer un matemático.

La carrera de Matemáticas proporciona a quien la estudia un entrenamiento duro en habilidades como la capacidad de síntesis, la flexibilidad en el razonamiento, la modelización de diferentes situaciones y la capacidad de planificación y de resolución de problemas. Creo que estaremos de acuerdo en que para muchas empresas una persona con estas capacidades puede ser muy útil.

Como ya hemos dicho, un matemático no tiene porqué ser un calculador con patas de mente cuadriculada, muy al contrario es alguien con gran capacidad de adaptación, por lo que resulta muy útil desarrollando tareas en puestos multidisciplinares que requieran de una persona capaz de ver las cosas desde diferentes puntos de vista. Además, está acostumbrado a enfrentarse a problemas que no conocía previamente, para los que es capaz de crear herramientas de resolución también nuevas o diferentes de las que ya existen. Así, un matemático es un buen comodín dentro de una estructura empresarial que puede aportar algo que un especialista suele tener más complicado: flexibilidad. El matemático es, por ejemplo, un complemento ideal para un departamento constituido por especialistas, ya que aporta esta flexibilidad que tan valiosa es en el mundo actual.

Y esto no lo digo para hacer publicidad de los matemáticos, porque no es necesario: es cada vez más frecuente ver matemáticos trabajando en empresas de ingeniería, banca, seguros, o desarrollando tareas directivas en empresas cuya actividad nada tiene que ver con las matemáticas, y la verdad, no conozco muchos matemáticos en paro, ni siquiera hoy en día.

En definitiva, donde hay un economista, un informático o un ingeniero, muchas veces también hace falta un matemático que le proporcione herramientas imprescindibles para su trabajo. Por tanto, estudiar matemáticas es una salida muy buena también para alguien que se quiera dedicar a estos campos, pero con una formación diferente a la de los demás que le permitirá también tener otras muchas puertas abiertas.

No sólo los institutos de secundaria necesitan matemáticos. Las empresas modernas que constituyen lo que hemos venido a llamar la economía del conocimiento también los necesitan. ¿Por qué no puede ser usted uno de ellos?.

Sevilla, marzo de 2010

Lo publicó Javier Oribe Moreno en El Máquina de Turing para Carnaval de Matemáticas

108 comentarios

  1. Tío, el decano de matemáticas te debería contratar como relaciones públicas.

    El artículo es simplemente MAGNÍFICO. Del orden del Teorema de Incompletitud de Gödel.

    1. Gracias, Eliatron, ahora mismo me encuentro realmente abrumado con tu comentario… Gödel es mucha tela!!!

      Ya mandaré un currículum cuando acabe😀

    2. Simplemente quería agradecerte tu entrada, ya que no, yo no soy matemática, pero deseo serlo, deseo algún día poder dar clases de matemáticas y estaba mirando las asignaturas de la carrera…y ya me he asustado..todo parecía tan complicado..hasta que leí tu entrada, que me dio ánimos a seguir continuando, a luchar por mis sueños y a poder algún día enseñar a gente como yo el maravilloso mundo de las matemáticas de verdad, GRACIAS, yo ya me había desanimado totalmente…
      Un beso enorme de una joven de 4º de la ESO que solo quiere cumplir su sueño.

  2. Hola, felicidades por el artículo.
    Vengo por casualidad vía menéame y como soy matemático me ha llamado la atención el título.
    El post es buenísimo.
    Suerte!!!

    1. Muchas gracias, Sergio.

  3. También creo que deberían contratarte como relaciones públicas… Las aulas se llenarían más.

    Lo de la facilidad para el cálculo me ha matado pues soy matemática y tengo que repasar mis cálculos mil veces para no equivocarme.🙂

    Saludos y felicidades por el post.
    Laura

    1. Pues ya somos dos, que yo soy bastante “petardo” calculando😀

      1. jeje. si es que en verdad no tiene nada que ver…
        ¡Odio cuando salgo a cenar con los amigos y me pasan la cuenta! Toma, la matemática que divida… ¿Acaso soy una calculadora?
        Saludos,
        Laura

  4. yo estudio fisica. licenciatura en fisica y fisica nuclear.
    y la verdad muchas veces tambien me encontre con la misma pregusta.
    Pero si hay trabaja importa para donde perfiles tu carrera.

    tengo un blog donde uno ciencia y fe

    http://marcelfrederico.wordpress.com
    te espero saludos

    1. Gracias por tu comentario y por tu invitación pero, aunque respeto tu postura, no soy capaz de concebir ningún tipo de unión entre ciencia y fe, aparte de que un científico vaya a misa un domingo o rece cinco veces al día mirando hacia La Meca, por lo que he de declinarla amablemente.

      Gracias de nuevo, y un saludo.

      1. Vaya por delante que yo personalmente no soy practicante de ninguna religión…Soy doctorado en ciencias Físicas y me interesa mucho la historia de la ciencia. He de decir que la unión entre fe (no la religión) y ciencia ha sido patente e incluso muy productiva durante el desarrollo de la ciencia desde sus comienzos. Para empezar hace falta fe para creer en la ciencia, me explico: Has de tener fe en que la ciencia puede dar respuesta (mas o menos satisfactoria) a ciertas realidades ulteriores que, de momento, se escapan a nuestro conocimiento. Si no tienes fe en que la ciencia puede dar respuesta a esas cuestiones…entonces no se habria producido el desarrollo cientifico.

        Otra cuestion interesante es el hecho de que la inmensa mayoria de cientificos durante la historia han sido más o menos creyentes. El ejemplo más extremo y estudiado es el de Sir Isaac Newton, que aun siendo extremamente conocido por su Philosophiae Naturalis Principia Matemática, escribió cuatro veces más en su vida sobre religión y fe que sobre ciencia.

        El ser humano es por naturaleza curioso (ciencia) y el ser humano sabe por naturaleza que existe una realidad superior a él (fe). Estas dos cuestiones no son dos ecuaciones independientes, pertenecen a una misma realidad. Con esto solo quiero decir que debemos intentar desembarazarnos de ciertas consideraciones hechas a priori a la hora de analizar estas cuestiones (tal y como manda el metodo cientfico).

        PhD. Antonio Moreno-Losana

        PS: como nota final querría apuntar que hace tiempo escribí un articulo en el que cogía una serie de manuscritos religiosos y cambiaba la palabra “Dios” por “Naturaleza” o “Realidad”. Sorprendentemente (o no), en muchos casos lo que quedaba era bastante similar a escritos proto-cientificos.

        Como decía Newton: conocer la naturaleza es adentrarse en el conocimiento de Dios

        1. Creo que la palabra Dios en esa frase de Newton no es el mismo concepto que tenemos ahora de el… ni siquiera de fe me atrevería ha decir, creo que el dice Dios, porqué como el hizo el mundo el estudiaba como funcionaba y sus porques… y ahí no meterí la palabra fe.

        2. A propósito de que Newton escribiera cuatro veces más acerca del otro mundo que de éste, aquí un corto texto venido del futuro, ininteligible en estos tiempos de “edad media tecnotrónica”: “La caída de la física en el pantano einsteinista se debió a que Newton era mucho más teólogo, astrólogo y alquimista que científico”.

      2. Hi nono,i’m esther fron galicia, do you remember me? write me

  5. José Angel de Bustos DPérez |Responder

    Hola, de un matemático a otro. Estas en lo cierto en todo lo que comentas pero y siempre tiene que haber un pero.

    Sin ánimo de ofender ni de crear ningún flame. Desgraciadamente los trabajos a los que puede optar un matemático en el 90 % de los casos son o bien oposiciones o en informática. Esto es la realidad.

    Es cierto lo que comentas sobre la capacidad de síntesis, la flexibilidad en el razonamiento, la modelización de diferentes situaciones y la capacidad de planificación y de resolución de problemas. Y también es cierto que para muchas empresas una persona con estas capacidades puede ser muy útil. Pero en la realidad son muy pocos los trabajos a los que se pueden optar fuera de oposiciones e informática.

    Trabajo en informática ya que es lo que me gusta y quería. Conozco muchos matemáticos que han intentado trabajar en otros sectores para aprovechar sus capacidades y muy pocos han podido debido a la baja oferta de puestos de trabajo y a que titulados en economía y dirección de empresas están mejor cualificados (obviamente no en el sentido matemático) para optar a esos puestos de trabajo. Si en España se hiciera más I+D en las empresas la cosa sería de otra forma.

    En España se siguen tendencias y, en general, no se quiere demasiada gente que piense. Casi todo es sota, caballo y rey. Cuándo algo funciona fuera de nuestras fronteras, simplemente se copia.

    1. Hola José Ángel,

      Tampoco he querido decir que estudiar matemáticas sea Jauja, como cualquier otra titulación te prepara para que te des de tortas contra los contratos de becario y de mileurista por los que todos empezamos (y de los que no todos salen). Sin embargo, por alguna razón hay quien piensa que estudiar matemáticas es aún peor que estudiar otra cosa, y lo que yo he querido expresar es que eso no es cierto.

      De todas formas cada uno tiene su experiencia, yo tengo amigos matemáticos trabajando de profesores y de informáticos, pero también tengo uno que es jefe de proyecto en una ingeniería y otro que es directivo de una empresa.

      La carrera es tan buena o tan mala como cualquier otra, pero lo que hay que desterrar es la aversión absurda que existe hacia ella.

      Saludos!

      1. José Angel de Bustos Pérez |Responder

        Hola, me refería a que de tu artículo se puede deducir que existe un gran abanico de posibilidades. Algo que desgraciadamente no es cierto.

        Lo único que quería matizar es que aunque estas en lo cierto es muy díficil apartarse de esos caminos si sólo se tiene la carrera. No imposible.

        Hay gente que termina de informático ya que no tiene mas remedio. Otros ya que nos gusta.

        Hay multitud de temas apasionantes en los que si se investigará la cosa sería de otra manera. Por ejemplo en teoría de códigos o criptografía en este mundo digital en el que estamos. Y lo que es una verdadera lastima es que normalmente en las Licenciaturas no se estudiará de forma generalizada los métodos de elementos finitos lo que sí permitiría optar a puestos en ingeniería y poder aprovechar mejor las capacidades. Por mentar dos ejemplos, que seguro que si nos ponemos podríamos indicar unos cuantos más.

      2. Te comprendo José Ángel, y creo que los dos tenemos nuestra parte de razón. (Se nota que me encanta la Teoría de Juegos? :D)

        Hay muchas cosas que se podrían hacer y no se hacen, que lo mejor es tratar de poner cada uno el granito de arena que podamos en el sentido que nos parezca más adecuado.

      3. José Angel de Bustos Pérez |Responder

        Ojo, no he dicho que no tengas razón, que la tienes. Simplemente que se podría deducir que las puertas que se abren, que son muchas, son en diferentes sectores y por desgracia la mayoría estan centradas en dos sectores. No es que esto sea o tenga que ser malo. Simplemente es así.

  6. Muy buen artículo. Yo ahora estudio informática, después de dudar entre ésta y matemáticas, acabé descartando mates precisamente por las salidas profesionales. Se me daba muy bien y era la única asignatura, junto con inglés, que me gustaba en el instituto. Si pudiera volver atrás no hubiera escogido ingeniería en informática.

    1. Gracias, Juanen.

      Yo empecé a estudiar mates por casualidad, como ya he dicho, las dejé y diez años después las volví a retomar. Ahora estoy terminando y estoy decidido a convertirme en profesor, y de hecho ya he conseguido un trabajo en una buena academia en mi ciudad (Sevilla).

      Nunca es tarde si la dicha es buena, es duro y difícil, pero tarde no.

      Saludos!

      1. El punto débil de los matemáticos (y científicos en general): “Nunca es tarde si la dicha llega”, porque la dicha, por definición, ya es buena🙂, así que dicha y buena es redudante.

        Saludos de uno de letras que se va a meter a estudiar matemáticas en la UNED.

      2. Muchas gracias Javi Orive, entre por aquí porque estoy decidiéndome sobre estudiar mates y he salido más animada luego de verte. Saludos.

  7. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Por Javier Oribe para Carnaval de Matemáticas. En la pasada edición del Carnaval de Matemáticas nuestro compañero Luis Miguel Iglesias publicó una interesante entrada en su blog titulada “Tiempos de crisis, titulación……

  8. cuando estudi informatica fue la pega las demas era chupadas pero esta asignatura es una cuestion que aparte de que tiene que ser constante tienes que tener bueno principios es decir que tienes que ponerle desde que comiensas con los numero ose desde bien chico

    1. Reymolina, creo que tienes razón (aunque casi me quedo sin aire, pon alguna coma, compañero! :D) Para llevar bien las matemáticas hay que hacerse con una buena base, pero te aseguro que eso sólo tiene un secreto: trabajarlas mucho.

      También es cierto que si lo haces “desde chico”, como tú dices, tienes mucho ganado, pero nunca es tarde para alcanzar un nivel decente. Yo doy clases a alumnos de Acceso a la Universidad para mayores de 25 años, por lo que sé de lo que te hablo.

      Por mi experiencia, te aseguro que cuando uno trabaja las matemáticas duro termina resolviendo problemas que pensaba que nunca sería capaz de entender.

  9. Hola Javi,
    chapeau por tu artículo, llevo muchos años manteniendo la misma idea con mucha gente de esa que me mira raro cuando digo que soy matemático y lo primero que hacen es decirme … entonces tu para hacer cuentas la hostia no?. Pues no, mira todo lo contrario, soy un autentico inutil con el calculo mental. Ahora si, llevo 10 años en el mercado laboral y he impartido formación, he sido responsable de marketing de una mediana empresa, analista de software de gestión, consultor tecnológico, y ahora .. pues ahora estoy preparandome para ser profesor de secundaria, así que si quieres una prueba empirica de lo que dices en tu artículo aqui la tienes.
    DE nuevo enhorabuena por este magnifico post.
    Un abrazo desde asturias

  10. Hola, excelente artículo, pero me gustaría matizar algo respecto a las salidas laborales.

    Yo tampoco conozco a matemáticos en paro pero sí conozco a muchos que se ganan el pan como pueden, no haciendo precisamente lo que les gustaría. Unos están programando, otros en consultorías generalistas, otros en sistemas de telemonitorización por turnos y seguro que hay unos cuantos teleoperadores. Y la mayoría gracias a que han hecho algún postgrado, generalmente en informática. Pero no están ahí por ser matemáticos; acompañan a gente que ha estudiado relaciones laborales, trabajo social, filosofía y otras carreras.

    Desde la universidad (y lo digo como universitario que ha sido estudiante y profesor y habiendo trabajado en varias empresas) a veces las cosas se van ligeramente distorsionadas y el mundo empresarial (por desgracia) no busca flexibilidad ni apertura mental sino especialistas poco ambiciosos y dispuestos a cobrar poco y no quejarse.

    Creo que es importante puntualizarlo, no vaya a ser que se de un mensaje demasiado optimista… Yo, en estos momentos, no me atrevería a decir que estudiar matemáticas es una buena opción para acceder al mercado laboral.

    Saludos

  11. El artículo me ha gustado mucho, aunque me habría gustado que hubieras comentado un poco que herramientas de las que hablas ofrecería el matemático. No lo digo por criticar ni muchísimo menos, es solo puro interés.
    Yo estudié informática y uno de mis propósitos de vida es dominar otro idioma y estudiar matemáticas. Se que eso va a ser una tarea de chinos si es que alguna vez consigo, siempre se me han dado bien las matemáticas y es un mundo que me apasiona.

    Aparte estoy totalmente de acuerdo contigo en que no hay matemático en paro. Yo desde luego conozco pocos matemáticos pero en paro ninguno.

  12. Yo insisto en que tampoco conozco matemáticos en paro, pero precisamente porque el oficio de “matemático” no existe y muchos trabajan en lo que pueden.

    Casos que conozco:

    1 – No encontraba trabajo, estudió un postgrado en informática y se fue a una gran ciudad. Labores de programación en consultoras. Volvió a su ciudad, más labores de programación, ahora de interino informático.

    2 – No encontraba trabajo, se metió a telemonitorización de operaciones. Trabajo: mirar a una pantalla en turnos de 8 horas (mañana, tarde, noche) a ver si sistemas de producción en otros países funcionan correctamente.

    3 – Tuvo un buen trabajo de informática hace años, antes del boom de las .com. Una vez pasado el boom y sus problemas, la echaron. No volvió a encontrar trabajo en ese campo. Ahora sobrevive como puede dando clases de matemáticas en academias privadas y estudia oposiciones.

    El resto que conozco es profesor (muchos de informática), intenta opositar a secundaria o quedarse en la universidad. Y que conste que ninguno de ellos es precisamente tonto ni ha tenido excesiva mala suerte. Los matemáticos sin especialización posterior en algo no lo tienen muy fácil en el mercado laboral.

    Lo cuento como lo conozco. Siento no ser tan optimista pero creo que hay que desmitificar un poco eso de que el matemático es “una gran persona que puede desempeñar cualquier trabajo” y a la que las empresas se lo rifan. Nadie quiere a (supuestos) “genios” en su empresa (esos que se queden a escribir tesis doctorales), sino a gente eficiente y productiva.

    Y para eso, da igual la carrera que estudies, sólo depende de tus capacidades y, sobre todo, de tu trabajo y esfuerzo diario (generalmente menor cuanto más se elucubra).

  13. Lo más importante: que te toquen buenos profesores no solamente en el colegio, sino también en la carrera (de Matemáticas), y un buen plan de estudios. Casi hace más la diferencia eso que un trabajo continuo de las materias. Por mucho que te gusten, no sé si es que he tenido una suerte nefasta, si te tocan profesores (ya sea de teoría, o de problemas) que vomitan la asignatura (a mí me tocaron casi todos), te puedes ver en serios problemas, valga la ironía. Al ser las matemáticas una rama del conocimiento donde prima la “comprensión” de contenidos, hay una serie de típicas prácticas profesorales que son un verdadero “siegaalumnos”: mandar ejercicios para su resolución y luego no aclarar su solución (sólo ponerte una nota), cosa que se hace muy, muy a menudo; vomitar teoría a toda velocidad, con lo que la asimilación es “para casa” (y lo más ridículo, mientras van dando la materia en pizarra, dichos profesores preguntan al alumnado alguna cuestión sobre lo inmediatamente esbozado, y aun se extrañan de que nadie levante la mano para responder, ¿qué van a responder si mientras están tomando apuntes a toda pastilla, no pueden siquiera asimilar nada?); o también el organigrama, que no sé por qué, las clases de teoría y problemas a veces pueden estar espaciadas por varios días unas respecto a las otras, en vez de la A TODAS LUCES PEGAGÓGICA opción de dar un poco de teoría e inmediatamente un problema sobre el tema en la misma hora; y hay un largo etcétera.

    Recuerdo muy bien la sensación que ocasionaba todo esto: para qué ir a clase? Suponía una pérdida de tiempo. Eran 5 horas perdidas que la única manera de encntrarles utilidad era trabajándolo en casa (lo cual, para esto, ¿no es mejor colgar los apuntes y punto?). Cinco horas que, después, con la cantidad de ejercicios a realizar, aun te parecían no sólo más inútiles si cabe, sino excruciantes: 5 horas académicas podían, a veces, convertirse en 100 con el añadido de los trabajos para casa. Luego, si se añade a esto lo que mencioné ante, el hacer ejercicios para que luego te los devolvieran con su nota pero sin una solución que diera el profesor luego (díganme, ¿esto pasa en todas las facultades de Matemáticas? Porque, madre mía), hacía que la confusión y desorientación fuera constante: no había manera de saber si lo que hacías, lo hacías bien. Consecuencia: de 100 de una promoción, al año siguiente quedaban ¿20? (el resto cumplimentados con repetidores, claro está).

    Pues bien, el próposito de todo este “mi” discurso, es alertar de que no es oro todo lo que reluce, y que incluso alguien apasionado por las matemáticas, puede pasar unos malos malísimos años en la Universidad, y que, sólo falta que, después de una tortura solo pasable con orgullo y pasión, la oferta de trabajo sea la que es, bastante paupérrima. Incluso para profesor. Pues dada la cantidad de estudios que realizan matemáticas en sus planes (todas las ingenierias, Físicas, Biología,Química, etc.) un matemático para una plaza de profesor de secundaria tiene una competencia ferocísima. Y para informático igual, que para eso están los informáticos. Ni qué decir tiene tampoco del resto de trabajos (donde ya hay estudios universitarios hechos ad hoc para tal plaza)… Como recuerdo cuando yo, mientras estudiaba Matemáticas, los amigos de mi antiguo instituto, incluso los más zoquetes (esto no es soberbia, es importante señalarlo) sacaban sus cursos sin estudiar, se iban de fiesta, organizaban festivales, tenían tiempo (gracias a sus laxas carreras) para trabajar y estudiar a la vez (recuerdo mis asignaturas de Métodos y Cálculo Numérico, solo una asignatura y te ocupaban todo el día) con lo que disponían de dinero, coche y bienes antes que tú… Mientras tú te pasabas las horas en casa dedicándote a tu pasión (menos mal que lo era, tu pasión!) para… con suerte aprobar y estar en el paro hoy, como lo estoy ahora.

    Firmado, un matemático que las ha pasado y las está pasando muy putas.

    PD: que la anécdota no sea norma.

    1. Yo también soy matemático y estoy igual que tú. Me ha pasado igual. El peor error es estudiar matemáticas puras. Conozco muchos casos como el tuyo. Saludos.

    2. Así es Augusto, soy de México y supongo que en casi todas las universidades o por no decir todas, como dices hay profesores nefastos que en realidad solo nos atiborran de ejercicios y problemas sin explicarlos. En cuanto a lo que mencionas de tus otros compañeros que sacaban mejores notas con sus carreras mas “simplonas” es cierto, y son mejor pagadas que la de los matemáticos, y no es que no tengamos la capacidad para desempeñar otros cargos que no sean solo en docencia o informática, es interesante ser matemático, pero si lo limitan a una área laboral y al menos aquí es difícil encontrar empleo si no tienes a alguien que te de la mano para conseguirlo.

    3. Totalmente de acuerdo. Ya no me siento sola.

    4. UnEstudianteFrustrado |Responder

      Coincido totalmente contigo. Cuando voy mal en las clases luego me dicen “¿Realmente te gustan la matemáticas?” Sinceramente, no es el mejor negocio que existe, es frustrante además de en ocasiones muy aburrido. Las únicas esperanzas que tengo es ser investigador, realmente el trabajo duro no vale la pena. Te das cuenta de que lo que estudias raramente sirve para su aplicación, las matemáticas están adelantadas siglos en cuanto su aplicabilidad.

  14. Social comments and analytics for this post…

    This post was mentioned on Twitter by _CONEJO: a tope : https://elmaquinadeturing.wordpress.com/2010/03/12/estudiar-matematicas-%C2%BFy-por-que-no/

  15. Estupendo comentario Espinoso.

    Al fin una visión realista. Creo que lo que comentas pasa en otras carreras, pero en matemáticas y otras consideradas tradicionalmente “duras” se hace especialmente patente. Efectivamente, muy triste. Hay muchos, muchísimos profesores malos que en vez de ayudarte parece que estén para echarte un pulso a ver si abandonas.

    A mí las matemáticas me encantan, pero jamás estudiaría matemáticas y lo digo francamente. Ya las estudié en los primeros cursos de ingeniería. Y que no vengan con que eso no son matemáticas porque en algunas asignaturas los profesores y apuntes, son exactamente los mismos que en la carrera de matemáticas. Prácticamente un año completo de los cinco de las ingenierías son sólo matemáticas. Y dependiendo de en dónde se estudien (como fue mi caso), puedes acabar demostrando teoremas de álgebra y cálculo.

    ¿Cuánta historia de las matemáticas se da en la carrera de matemáticas? ¿Cuántas técnicas de resolución de problemas? He visto a matemáticos no saben ni qué es el número aúreo.

    Si es por pasión y hay inquietud, las matemáticas se pueden estudiar después. Yo prefiero auto-formarme y leer libros de buenos divulgadores, la verdad. Están a años luz del profesor medio y la enseñanza retrógada que tanto abunda. La universidad en muchos casos, y por desgracia, sólo sirve para obtener un título sufriendo mucho. Lo dice alguien que acumula varios y en varias universidades.

    Así que, en resumen: Matemáticas: sí, siempre.

    ¿La carrera de matemáticas como inversión laboral?, no gracias.

  16. Gracias Visitante. Hay una frase muy mencionada por la gente no matemática que aunque es dicha desde una cierta ignorancia, encierra una verdad práctica irrefutable: “¿Matemáticas? ¿Y con eso de qué puedes trabajar?”. Al principio, ingenuo de mí e incluso imbuido de cierto esnobismo, pensaba que “pobres ignorantes”. Pero luego más tarde, en la realidad, es cuando te das cuenta que esos mismos que te han hecho esa puntualización, son los mismos que son jefes de recursos humanos, altos ejecutivos, empresarios de toda índole y gente empleada en CASI TODOS los estamentos de la estructura laboral. Si ellos te hacen esa puntualización, ES POR ALGO.

  17. Sea como sea, las salidas laborales son de estar a las ordenes de alguien que en muchos casos, ni tiene ninguna de las capacidad que pueda tener un matemático medio, ni ha estudiado nada que le hiciera sudar más de lo necesario y sin embargo tiene unos ingresos muy superiores a los del matemático y hasta es probable que disfruta más de su trabajo que su empleado “analista” o “calculan” o como sea que se refiere a él.

    Aunque bueno, si tieneis imaginación incluso se puede dedicarse a lo que hacen estos “colegas” vuestros🙂 http://www.youtube.com/watch?v=m1Ik2SdCHuc

  18. Sencillamente, brillante. Ya soy matemática pero, después de leer tu reflexión, me has vuelto a convencer. Deberían imprimir tu post y repartirlo a la salida de los exámenes de selectividad, pegarlo en las puertas de los institutos, las facultades…. Así dejarían de poner esas caras raras cuando decimos “yo estudie matemáticas”. Gracias gracias gracias.

  19. En mi opinion, hay varias actividades de la vida profesional “normal”, o sease nadad e investigación ni cosas raras, en las que las matematicas tienen un lugar obvio. Una de ellas es el actuariado, o sea el diseño de productos de seguros y financieros, la otra es la inversion a gran escala en bolsa, que tambien se rige por metodos matematicos. Hay mas, en general todo lo que exija estadistica, como los estudios de mercado, data mining y otros tipos de explotacion de bases de datos, etc En m opinion, lo que falta en esto, igual que en muchos otros temas en España, es espiritu empresarial, pues la inmensa mayoria de los matematicos, igual que la inmensa mayoria de estudiantes universitarios, en España tienen como preferencia profesional el funcionariado.

  20. Gracias Javier por recoger el testigo de mi artículo.

    Enhorabuena por tu magnífica entrada.

    La comunidad matemática, tiene un gran trabajo por delante, la cadeneta debe continuar.

    Mira esto: http://profeblog.es/blog/luismiglesias/2010/03/13/tiempos-de-crisis-titulacion-con-futuro-hazte-matematic-y-ii/

    Un abrazo.

    1. Hola, Luis Miguel.

      Gracias a tí por haber dado el pistoletazo de salida, y por tu comentario, me parece que todo lo quepodamos hacer es poco.

      Ahora mismo le echo un vistazo a tu artículo.

      Un saludo.

  21. Buenas,

    yo acabé la Lic. de Matemáticas en 2000, ahora trabajo en una consultora informática. Si algó me dió la carrera es versatilidad a la hora de razonar.
    Conozco mucha gente que ante problemas conocidos, saben aplicar de sobra EL método, pero cuando surge algún problema algo diferente son incapaces de abstraerse. Sin embargo, conozco bastantes compañeros de estudios que saben afrontar la búsqueda porque no tienen ningún método específico. Solo se trata de poner en una mesa el objetivo, y las herramientas para conseguirlo, el resto es encontrar el camino; como no conoces ninguno, no tienes prejuicios y, a priori, no descartas ninguna posibilidad.
    Esto no es exclusivo de esta carrera, pero el hecho de tener que hacer mil y una búsqueda de soluciones (sin saber siquiera si existe dicha solución) durante tanto tiempo te da eso, mucha versatilidad.
    Otra cosa muy diferente es la cotización de estas habilidades, que como comentan más arriba, es bastante baja. Las empresas, en general, buscan corto plazo, no cuestionarte si los procedimientos a seguir son mejorables o no, simplemente seguirlos y callar. Muy triste, sí, pero es lo que hay.
    Al menos esa es mi experiencia, como matemático que soy, no pretendo generalizar…😄

    Un abrazo, gente.

    Maths rules!!!

    1. Estoy de acuerdo con lo que dices antonio…nono…gatito…please give me notices if you are the person who lived in bath, a lot o f kisses

  22. […] Estudiar matemáticas, ¿y por qué no? Por Javier Oribe para Carnaval de Matemáticas. En la pasada edición del Carnaval de Matemáticas nuestro compañero […] […]

  23. Los comentarios que hacen referencia a ciencia y fe me llaman la atención, creí que una cosa eran las creencias (Plano subjetivo) y otras las evidencias (Plano objetivo).

Si tiene algo que decir, éste es el momento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Matemáticas 2º de ESO

Blog de matemáticas para los alumnos de 2º de ESO del Colegio Marcelo Spínola

Historias de la Historia

La historia contada de otra forma

Cuentos Cuánticos

Un sitio donde los cuentos de ciencia están contados y no contados al mismo tiempo

El escéptico de Jalisco

"Usted tiene perfecto derecho a elegir entre conocer las matemáticas o no, pero debe ser consciente de que, en caso de no conocerlas, podrá ser manipulado más fácilmente." John A. Paulos

Los Matemáticos no son gente seria

"Usted tiene perfecto derecho a elegir entre conocer las matemáticas o no, pero debe ser consciente de que, en caso de no conocerlas, podrá ser manipulado más fácilmente." John A. Paulos

Francis (th)E mule Science's News

La Ciencia de la Mula Francis. Relatos breves sobre Ciencia, Tecnología y sobre la Vida Misma

El mundo de Rafalillo

"Usted tiene perfecto derecho a elegir entre conocer las matemáticas o no, pero debe ser consciente de que, en caso de no conocerlas, podrá ser manipulado más fácilmente." John A. Paulos

Mati, una profesora muy particular

"Usted tiene perfecto derecho a elegir entre conocer las matemáticas o no, pero debe ser consciente de que, en caso de no conocerlas, podrá ser manipulado más fácilmente." John A. Paulos

Hablando de Ciencia

La Ciencia al Alcance de tu mano

Tito Eliatron Dixit

"Usted tiene perfecto derecho a elegir entre conocer las matemáticas o no, pero debe ser consciente de que, en caso de no conocerlas, podrá ser manipulado más fácilmente." John A. Paulos

Gaussianos

Porque todo tiende a infinito...

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

A %d blogueros les gusta esto: