Cuentas chinas


Una breve visión de China a través de sus números

Por Javier Oribe para  El Máquina de Turing

Después de un largo periodo de inactividad de este blog, debido básicamente a mi incapacidad de multiplicarme como un linfocito, El Máquina de Turing vuelve al ciberespacio con fuerzas renovadas. Una de las múltiples razones para este parón ha sido que su humilde autor, además de ser un obstinado y tardío estudiante de matemáticas, es también un adicto a coger una mochila, un avión, y plantarse al menos una vez al año en algún rincón del mundo lo más alejado posible de su ciudad, y este año he tenido la suerte de disfrutar de un fantástico viaje por la no menos fantástica China.

Como seguramente ya se imaginarán, China es uno de los lugares más fascinantes del planeta (cuando los haya recorrido todos les confirmaré esta última afirmación). Pero no sólo lo es por sus impresionantes ciudades, sus paisajes increíbles, su desafiante gastronomía, o su gente, tan diferente de nosotros los occidentales. China también es un país que abruma por sus números y sus cantidades, a veces inabarcables para la mente de un europeo como yo que considera bastante grande la ciudad de “apenas” 700.000 habitantes en la que vive, o para quien un viaje en coche de más de 3 horas es ya una buena tiraíta, como decimos por aquí. Es difícil hacerse a la idea de lo que significan realmente cifras como 1.314 millones de habitantes, 9,6 millones de kilómetros cuadrados o 45.000 millones de palillos desechables, que son los que oficiosamente se afirma que se utilizan en China anualmente.

Por todo esto, creo que una buena forma de volver a poner a currar al El Máquina de Turing es tratar de “poner cara” a todas estas cifras, y así compartir con ustedes de una forma algo diferente la experiencia de tan maravilloso viaje. Pues vamos al lío.

¡Ojú, que jartá chinos!*

Si hiciésemos una encuesta preguntando a la gente qué es lo que sabe sobre China y los chinos, es probable que la mayoría contestase “que son muchos”. Con una población estimada (en 2006) de 1.313.973.713 habitantes, China es el país más poblado del mundo, y eso es algo que pude comprobar sobre el terreno, pues si bien no me puse a contarlos a todos, a cada lugar que iba me encontraba con una cantidad absolutamente increíble de gente.

Para hacernos una idea de lo que significa esta cifra, realizando sencillos cálculos nos damos cuenta de que si cada habitante de China se numerase al estilo militar, y suponiendo que cada uno de ellos utilizase una media de 2 segundos en decir el número que le corresponde,  tendríamos que esperar aproximadamente 83 años y 4 meses a que terminaran, obviando años bisiestos y suponiendo todos los meses de 30 días.  Si se fijan bien descubrirán que en este cálculo hay una paradoja, pues en ese periodo de tiempo tan largo habrían nacido y muerto tantos chinos que sería imposible acabar nunca la numeración.

Otra comparación curiosa es que si hiciésemos una fila con todos los chinos, y suponiendo que se apretasen tres personas por cada metro, ésta tendría una longitud aproximada de 438.000 kilómetros, que daría casi 11 vueltas al ecuador terrestre y que si fuese desde éste hasta la Luna, llegaría a ella y aún sobraría para darle casi 5 vueltas más. Otra cosa es que fueran capaces de hacerla, pues no se imaginan hasta qué punto llega la afición de los hijos de Mao por saltarse todas las colas, para la completa desazón de los pocos occidentales que nos atrevemos a guardarlas.

Casualmente, el viaje me proporcionó una manera curiosa de comparar la población de China con la población del país donde vivo, España. Si sumamos el número de habitantes de cada una de las ciudades y pueblos que visité (Shanghai, Suzhou, Yangshuo, Guilin, Longsheng, Ping An, Xi An y Pekín), la cifra aproximada es de 51 millones de personas, no muy lejana de los casi 47 millones de españoles que se estima vivimos por aquí. Y sin embargo, aunque esta cifra es impresionante, más impresionante aún resulta pensar que representa sólo el 3,8% de la población China, es decir, que a pesar de haber estado en dos de las ciudades más importantes del país y de haber recorrido casi 4.000 kilómetros, en términos relativos apenas nos cruzamos con una cantidad casi insignificante de chinos. Desde luego, nadie lo diría, sobre todo después de los empujones que recibí (y que adecuadamente devolví) en el metro de Shanghai.

¿Cómo de grande es China?

Otra cifra significativa que llama mucho la atención de China es su extensión. Con 9,6 millones de kilómetros cuadrados, China es el cuarto país más extenso del planeta, detrás de Rusia, Canadá y Estados Unidos. Es un millón de kilómetros cuadrados menos extensa que el continente europeo, y es tan grande que en su territorio podríamos “encajar” 3 veces y media a Argentina, 5 veces a México o 19 veces a España. Si tiramos de uno de los tópicos más utilizados a la hora de representar grandes extensiones de terreno, se puede calcular fácilmente que en el territorio chino se podrían construir 1600 millones de campos de fútbol (de 100×60 metros), en cada uno de los cuales La Roja volvería a ganar el mundial con toda probabilidad.

Sabiendo esto se me viene a la mente una pregunta tan curiosa como absurda: si quisiera recorrer China en toda su extensión, ¿cuál sería el medio de transporte más adecuado? Pues muy sencillo: si aceptamos que para recorrer toda China basta con pasar una vez a lo largo de cada uno de los campos de fútbol en los que podemos dividir su territorio, tendríamos que recorrer un camino de 160 millones de kilómetros, distancia más que suficiente para ir desde La Tierra al Sol. Por tanto, la manera más adecuada de hacer este viaje sería usar el Halcón Milenario (desde luego que la respuesta no desmerece para nada la pregunta).

Otros números interesantes

En China hay muchas otras cifras que llaman la atención y que darían para estar escribiendo un par de semanas, pero como la intención de este blog es entretener (y no aburrir) sólo enumeraré algunas de las que me parecen más curiosas:

– El ya mencionado número de palillos desechables que utilizan al año es realmente impresionante, la cifra 45.000.000.000 representa nada menos que 10 veces la edad de La Tierra (en años) y 3 veces la edad del Universo. Pero sin embargo, si pensamos en ello en términos relativos, resulta ridícula la cantidad de 34 palillos desechables anuales que gasta cada chino por término medio, ¡no llegan a 3 al mes! ¿Se atreverían a calcular cuántos palillos consumirían al año todos los chinos si utilizasen tres juegos de palillos desechables diarios cada uno?**

– La escritura de los idiomas mayoritarios que se hablan en China es común, por suerte para ellos (y por cierto, es realmente preciosa, sobre todo manuscrita). Pero ahí se acaba la suerte de los chinos en este sentido, pues se admite que un chino culto debe dominar entre 6.000 y 8.000 caracteres, mientras que para leer un periódico es necesario conocer al menos 2.000***. Y tampoco se pueden quejar mucho, porque se estima que la escritura china consta de 56.000 caracteres, aunque la gran mayoría de ellos son arcaicos y están en deshuso. Yo llegué a aprender como se escribe “salida”, “jardín” y “China” (6 caracteres en total) y con eso ya me puedo dar con un canto en los dientes.

– Debido a la política de hijo único, se está produciendo tal desequilibrio entre el número de hombres y mujeres en China que, de seguir al ritmo actual, se estima que para 2020 habrá 40 millones de hombres chinos que no podrán encontrar a una mujer china como pareja***. Esta cantidad, cercana a la población de España, representa un problema realmente importante y no es mi intención frivolizarlo, pero no puedo evitar hacer un chiste fácil al respecto… ¿alguien ha visto la película “Caravana de Mujeres”? Pues eso.

Por lo visto hasta ahora podría parecer que en China todo lo que a uno se le ocurra contar implica cantidades enormes. Sin embargo no todos los números de China son tan grandes, de hecho algunos son sorprendentemente pequeños. Quizá el ejemplo más curioso está en los apellidos, pues según parece 1.100 millones de Chinos comparten apenas 100 apellidos, con los problemas que esto acarrea. ¿Se imaginan que todos los españoles nos apedilláramos Pérez? Pues esto es algo parecido.

Otras cifras pequeñas son los 10 días de vacaciones anuales a los que tienen derecho los chinos, que hasta ahora eran sólo 2, y los 640-810 yuanes mensuales de salario mínimo (de 73  a 92 €, varía según la provincia), con el que cuesta bastante sacar adelante a una familia. Y a lo mejor no lo habían pensado, pero en China es muy fácil encontrar algo de lo que sólo haya uno: basta con pensar en el único partido político que existe en el país.

Como pueden ver, y a pesar de lo impresionante de algunas cifras, no todo en China se hace a lo grande.

Sevilla, septiembre de 2010

Lo publicó Javier Oribe Moreno para  El Máquina de Turing

*En Andaluz, “¡madre mía, qué cantidad de chinos!

**1.313.973.713 x 3 x 365  = 1.438.801.215.735 , es decir, 1,44 billones de palillos, palillo arriba, palillo abajo.

***Fuente: Guía Lonely Planet – China, 3ª edición, feb. 2008

4 comentarios

  1. Muy entretenida la entrada Javi, saludos!

  2. No sé cómo has osado citar a un medio de transporte de la alianza rebelde… Joven, he de decir, aún me pese, que no me ha resultado para nada aburrida la lectura de ésta entrada, eso sí, un punto freak si que tiene, ¿eh?😛

    We’re gonna have to go right to LUDICROUS speed!

    1. …mmm…

      gracias por su comentario, señor Palpatine…

      …esto… ehhhh… ¡SEGURIDAD!
      😀

Si tiene algo que decir, éste es el momento

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Matemáticas 2º de ESO

Blog de matemáticas para los alumnos de 2º de ESO del Colegio Marcelo Spínola

Historias de la Historia

La historia contada de otra forma

Cuentos Cuánticos

Un sitio donde los cuentos de ciencia están contados y no contados al mismo tiempo

El escéptico de Jalisco

"Usted tiene perfecto derecho a elegir entre conocer las matemáticas o no, pero debe ser consciente de que, en caso de no conocerlas, podrá ser manipulado más fácilmente." John A. Paulos

Los Matemáticos no son gente seria

"Usted tiene perfecto derecho a elegir entre conocer las matemáticas o no, pero debe ser consciente de que, en caso de no conocerlas, podrá ser manipulado más fácilmente." John A. Paulos

Francis (th)E mule Science's News

La Ciencia de la Mula Francis. Relatos breves sobre Ciencia, Tecnología y sobre la Vida Misma

El mundo de Rafalillo

"Usted tiene perfecto derecho a elegir entre conocer las matemáticas o no, pero debe ser consciente de que, en caso de no conocerlas, podrá ser manipulado más fácilmente." John A. Paulos

Mati, una profesora muy particular

"Usted tiene perfecto derecho a elegir entre conocer las matemáticas o no, pero debe ser consciente de que, en caso de no conocerlas, podrá ser manipulado más fácilmente." John A. Paulos

Hablando de Ciencia

La Ciencia al Alcance de tu mano

Tito Eliatron Dixit

"Usted tiene perfecto derecho a elegir entre conocer las matemáticas o no, pero debe ser consciente de que, en caso de no conocerlas, podrá ser manipulado más fácilmente." John A. Paulos

Gaussianos

Porque todo tiende a infinito...

La Ciencia y sus Demonios

La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

A %d blogueros les gusta esto: